Warcraft El Orígen (2016)

Por fin la tenemos entre nosotros, ‘Warcraft’, la adaptación basada en el prestigioso videojuego creado por Blizzard y que lleva más de 20 años dando guerra de la buena, y lo hace por todo lo alto, al menos en cuanto a medios se refiere, un buen presupuesto que se va a los 160 millones de dólares, un gran director detrás como es Duncan Jones (‘Moon’, ‘Código Fuente’) que además es un reconocido jugón de la saga, unos espectaculares efectos especiales a cargo de la prestigiosa Industrial Light & Magic y una bella dirección artística donde destaca también el trabajo realizado en armas y armaduras a cargo de otra grande compañía como es Weta Workshop, todo ello supervisado por la propia compañía creadora del juego. ¿Qué podía salir mal? A priori nada, pero por desgracia estamos lejos de ver la adaptación definitiva de un videojuego a la gran pantalla, aunque sí una digna.

war

Esto de adaptar videojuegos al cine es un sub-género casi maldito (que salvo quizás la destacable Silent Hill) no acaba de funcionar nunca en taquilla y expectativas, si a esto le añadimos que el género de la fantasía épica tampoco termina nunca de cuajar entre el gran público como se merece (salvo la honrosa excepción de Peter Jackson adaptando las sendas obras de J.R.R. Tolkien, ‘El Señor de los Anillos’ y ‘El Hobbit’ en cine y George R.R.Martin con su ‘Juego de Tronos’ en televisión) la verdad es que esta Warcraft no lo tenía nada fácil y los prejuicios ya jugaban en su contra para mucha gente y críticos incluso antes de ver la película.

Adaptando al cine un vasto universo videojueguil:

Universal y Duncan Jones no lo tenían nada fácil, adaptar Warcraft no es moco de pavo, es una saga de videojuegos (convertida en el mayor y más rentable MMO que uno pueda disfrutar) con millones de fans por todo el mundo, fans muy exigentes que mirarán con lupa cada personaje, lugar y acontecimiento que tenga lugar en la película (como todo friki exigente con el material original que se precie de ser adaptado) ¿cumple en este caso la película de Warcraft con esas exigencias? si y no, sí si no se es muy purista del juego, respeta (más o menos) la trama de la Primera Guerra (no confundir con lo visto en World of Warcraft), la película está así pues llena de guiños, huevos de pascua y homenajes a cascoporro para el fan, la recreación visual de este universo es realmente buena y reconocible, desde los míticos, cansinos y entrañables Murlocs, el tema de los hechizos como la Polimorfia, pasando por los enanos o elfos (a modo de cameos básicamente eso sí, esta no es su “guerra”).

Por otro lado los orcos, humanos y demás personajes y/o razas más importantes de la trama están cuidados realmente bien en cuanto a diseño, y son muy reconocibles, al igual que los lugares donde habitan como la posada Orgullo de León, Dalaran (¿ciudad flotante en la primera guerra?), el bosque de Elwynn, Ventormenta, la devastación de las tierras de Draenor, la recreación del Portal Oscuro…, en general todo Azeroth está muy bien resuelto, en este sentido la inmersión con este universo es total y es puro fanservice que se agradece.

casc

Ahora bien, se han respetado los lugares y las razas, los nombres y los diseños de los personajes importantes dentro de la Gran Guerra, pero no así ciertos acontecimientos, tramas o comportamientos de los mismos dentro de ella, y que en algunos casos son bastante sangrantes (y que no pondré aquí por ser considerados posibles spoilers), sólo decir que los que conozcan este universo sabrán que ocurren cosas fuera del lore” de Warcraft, algunas cosas que repercuten por ejemplo a las tramas de Orgrim y Durotan pueden incomodar y con razón a mas de uno, al igual que el desarrollo de Garona que en su parte final llega al sin sentido por el desarrollo del personaje más que nada, o el mago Medivh muy desdibujado también entre otros, son varias las cosas que se podrían decir en este aspecto y no buenas por el fan más acérrimo que no verá con buenos ojos, ¿qué nos queda entonces? pues aceptarlo y entender que esto es una “adaptación” con todo lo que ello implica e intentar disfrutar del espectáculo que nos propone Duncan Jones que no está nada mal, pero claro el problema es que tampoco es que en este caso esté resuelto brillantemente a nivel cinematográfico.

El que mucho abarca poco aprieta:

Condensar todo lo que ocurre en Warcraft no es fácil, nada fácil, y menos hacerlo en apenas dos horas de duración, desde luego es una película que el fan de los juegos disfrutará mucho más que aquel que no lo sea o no conozca nada de Warcraft, ya que pese a sus licencias argumentales estos entenderán mejor de que va todo esto de la guerra por Azeroth, para el resto, para el espectador medio o la persona que se acerque a este universo gracias al film de Jones su sensación será de haber visto una trama simple (porque es lo que es y hay en la película) de invasión de orcos al reino de los humanos, y en donde en ambos bandos hay tanto personajes buenos como despreciables, a grosso modo es eso sí, pero ¿dónde está la construcción de personajes? porque las motivaciones de cada uno de ellos en la película suceden porque si, de la forma más simple y torpe posible.

lobo

A la película se le nota un recorte de metraje bastante acusado (de hecho se habla de una versión extendida de 40 minutos extra que sin duda ayudarán a rellenar huecos de guión), y es que empezar la película con una Draenor yerma donde no se nos explica porqué ha acabado así y entrando ya por el Portal Oscuro a Azeroth para buscar nuevas tierras que habitar es algo que hace que el guión sea pobre, contado a medias, al igual que la interacción entre los personajes es precipitada, la relación de Durotan con los humanos es muy forzada, y por otra parte nunca se llega a vislumbrar la sensación de peligro o invasión por parte de los orcos hacia los habitantes de Azeroth, no hay progresión dramática y amenazante en ese sentido, cuando es el nexo de todo, todo sucede de forma acelerada y muy mal resuelta, como hecho con prisa para ir al conflicto y a lo espectacular cuanto antes.

Y es que el mayor problema de esta película es su montaje, es muy torpe, pasamos de un lugar a otro de forma brusca, la cantidad de personajes y situaciones suceden delante de nosotros sin descanso y sin explicación aparente, y es comprensible pues que el espectador se pierda entre tanto personaje, nombre y acontecimiento que pasa como un tren de alta velocidad ante nuestros ojos, consiguiendo así que empaticemos poco o nada con los personajes (construidos de forma muy pobre) y la trama, y por ende con todo este mejunje en la película al final no da igual lo que vemos en pantalla a nivel emocional (salvo quizás la trama de Durotan), implicación nula porque la película no se ha molestado en ello, y es que cuando se intenta adaptar algo tan complejo como en este caso es Warcraft (y más con miras de hacer una saga de películas) hay que hacerlo a fuego lento, no podemos meter tanto y de mala manera y encima pretender que funcione.

arama

La película va como un tiro eso sí, no da respiro al espectador, no paran de suceder acontecimientos, escenas de acción y aparecer personajes ante nosotros llegando a saturar un poco porque no conocemos casi nada de ellos más allá de perfilarlos con algunas frases tópicas de guión cuando ya aparecen otros nuevos en escena, el ritmo hace así pues que la película no aburra, también decir que toda la trama de los orcos a mi parecer es mucho más interesante que la de los humanos pese a que se le de más importancia a estos últimos, la película nos ofrece momentos bastante potentes, especialmente los enfrentamientos y escenas de acción están bien resueltas, con su dosis justas de rudeza y violencia, la batalla final es muy cañera y visualmente luce espectacular, con su dosis “muy justa” de épica.

El tono de la película es así bastante dramático y el alivio cómico es muy liviano, algo que mucha gente criticará o echará en falta, pero que al menos para un servidor es todo un acierto y resulta coherente con la situación y con lo que nos cuenta la historia, seguramente a nivel argumental pese a que tira de tópicos a mansalva para el desconocedor de este universo la película guarda más de una sorpresa o giro argumental en la manga que sabrán apreciar.

orc

Por otro lado las interpretaciones son bastante mediocres, no es que sean malas pero resultan insulsas, empezando por un Travis Fimmel  que da vida a un Anduin Lothar bastante soso aunque tenga presencia física, no tiene más de 3 registros diferentes durante toda la película y ya explotados hasta el exceso en la serie Vikings (al fin y al cabo es un modelo metido a actor), más de lo mismo para Paula Patton y su Garona personaje con mucho protagonismo en el film que si bien su belleza llena la pantalla poco más tiene que aportar, lo mismo ocurre con Ben Foster (Medivh) que está totalmente diluido en la película tanto el como su personaje y parece no saber ni qué está haciendo ni donde está, así podríamos seguir con todos y cada uno de ellos, sin embargo no todo es malo en este aspecto ya que no ocurre lo mismo con los orcos y la interpretación de los actores que le dan vida mediante la captura de movimiento, curiosamente están mejor elaborados y actúan mejor que el plantel “humano”,  son desde luego lo mejor de la película y con los que empatizará más el espectador, el orco Durotan (Toby Kebbell) es sin duda el rey en cuanto a carisma de la película seguido de cerca por su compañero Orgrim (Rob Kazinsky) y el orco brujo Gul’dan (Daniel Wu).

gar

Visualmente la película es una pasada, la recreación de los decorados es una maravilla, el componente de fantasía es desbordante e impregna cada fotograma, consiguiendo momentos muy bellos, quizás algo recargados y coloridos pero eso es algo que va dentro del ADN de este universo, si bien es cierto que el CGI y el croma a veces juegan malas pasadas en momentos puntuales en general el trabajo realizado es más que notable, pero si en algo destaca es en la creación de los orcos, su diseño, el nivel de detalle alcanzado, sus movimientos, el cuidado en la expresividad facial de los mismos a veces roza lo enfermizo, una pasada, y por mucho que se quejen no hay otra manera posible de recrear estos personajes de forma fiel que utilizando esta tecnología CGI y captura de movimiento, el trabajo realizado en los personajes es sobresaliente, no así en los escenarios que a veces cantan algo más y quedan más artificiales en la interacción o inserción de los actores reales en los mismos.

La música acompaña bien a las escenas pero no resulta especialmente destacable, le falta alma y presencia (lo mismo vale para esta película que para Furia de Titanes o Juego de Tronos por poner sólo dos ejemplos y justamente del mismo compositor, le falta una entidad propia), es casi un reflejo mismo de la propia película, compuesta por el correcto y limitado Ramin Djawadi (Juego de Tronos, Pacific Rim…) tiene influencias étnicas para la parte de los orcos y algo más de epicidad para los humanos, pero en un conjunto no es muy buena, con un leitmotiv algo pobre y una estructura poco desarrollada.

epic

Concluyendo, estamos ante una película correcta y entretenida, es un buen blockbuster en términos generales, que los fans de estos universos de fantasía sabrán disfrutar en su justa medida ya que a nivel de producción y aspecto visual es una pasada, pero que a su vez no deja de desprender una sensación de gran oportunidad perdida y es algo que da bastante rabia para los amantes del género que no se prodiga mucho además, va a todo trapo (algo que a su vez es una virtud y también su mayor error) y posee momentos visualmente bellos y espectaculares que bien valen la entrada y su visionado, pero el desarrollo de la trama y sus personajes es torpe y mal explicado, y su montaje atropellado tampoco ayuda, quizás esa futura versión extendida de 40 minutos prometida por Duncan Jones mejore considerablemente el resultado general (algo que ya ha ocurrido en muchas producciones).

No es ningún peliculón pero tampoco es esa basura que muchos se están empeñando en vender, merece una oportunidad y los fans de la fantasía épica la disfrutarán mucho, hasta puede que sorprenda a algunos, es un blockbuster digno y entretenido y hasta valiente en algunos aspectos, pero por desgracia también fallido por lo grande que podría haber sido si se hubiera cuidado de la misma forma que el aspecto visual cosas tan imprescindibles como guión, montaje e interpretaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s